Portada de El Sueño MilenarioJulia pudo percatarse de la infinidad de detalles que atesoraba aquella pieza. El haz de luz proyectado sobre ella creaba reflejos imposibles al reverberar sobre las valiosas piedras que componían el singular plumaje. A Julia le pareció que aquel escarabeo alado era poseedor de vida propia, y que formaba parte de la luz que lo envolvía, tal y como si en verdad hubiera surgido de ella con su poder regenerador. Subyugada, creyó comprender el verdadero significado de aquella enigmática reliquia, captando su extraña magia. Sin duda los orfebres que la crearon habían realizado un trabajo soberbio con aquella obra, cuyo tamaño apenas abarcaba la palma de su mano. A Julia se le antojó digna de los dioses en los que aquel pueblo tanto creía.

Con la agilidad de su prosa directa y cultivada, Antonio Cabanas ha escrito una apasionante novela que nos enseña que cada segundo es valioso y la vida, sin duda, es la mejor aventura.